termometro-portal

El Ayuntamiento activa el sistema de seguimiento de personas mayores por el calor

#Bienestar Social #Mayores #Salud #Seguridad 06/07/2018

La Policía Local de San Juan de Aznalfarache dispone ya de un listado de personas mayores, que viven solas en su mayoría, para poder realizar un seguimiento de su estado físico ante la llegada del calor. Se trata de un procedimiento habitual cada año que se realiza con la colaboración de la delegación de Bienestar Social, que es la encargada de trasladar el listado a la Policía Local. Los agentes llamarán periódicamente a estas personas para interesarse por su estado.

A pesar de que aún no se han registrado temperaturas muy elevadas y de que la subida prevista para los próximos días tampoco hace esperar una ola de calor, el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache ha decidido activar el servicio de seguimiento de personas mayores a través de la Policía Local.

Los agentes se encargan de llamar a estas personas, en situación de riesgo por vivir solas, por edad o por padecer alguna enfermedad que pueda agravar los efectos del calor, e interesarse por su estado para intervenir en caso de necesidad.

En cualquier caso, desde la delegación de Bienestar Social se recuerdan algunos de los consejos que deberían seguir especialmente las personas en situación de riesgo, mayores, niños pequeños o personas que deben trabajar o realizar alguna actividad física en el exterior.

Lo primero es detectar los síntomas que pueden alertarnos de un golpe de calor: aturdimiento, perdida de conciencia, convulsiones; insomnio y agitación nocturna habitual; calambres corporales en extremidades y abdomen; fiebre elevada o debilidad y cansancio. En este casos deben acudir al médico o llamar al 112 para solicitar ayuda.

Para protegerse del calor se recomienda: evitar las salidas y actividades a las horas de calor; evitar las actividades físicas; protegerse la cabeza y usar ropa ligera; llevar siempre agua al salir a la calle; cerrar ventanas y cortinas de las fachadas expuestas al sol; abrir las ventanas para ventilar durante la noche; frecuentar las habitaciones más frescas de la vivienda; tomar duchas varias veces al día; beber lo más posible; evitar el consumo de alcohol que favorece la deshidratación; no abusar de las bebidas excitantes como el té o el café; comer moderadamente y sobre todo frutas y verduras y evitar las comidas calientes, pesadas y copiosas.

Las personas mayores deben tener especial cuidado en seguir estas recomendaciones ya que son más sensibles a los efctos del calor. Sudan menos, tienen menor capacidad para regular la temperatura corporal, su piel es más sensible a los rayos del sol y las enfermedades crónicas agravan los efectos del calor.